Helena Rodriguez: Muñecos para recortar: Temporales pero invaluables tesoros de antaño que resuenan recuerdos

HelenaMug

By Helena Rodriguez

Guest Columnist

Como un niño, recuerdo que caminando con mi hermana, Becky, ala vieja tienda de comida del norte Main, una mamá y papa tienda norte de Portales, a comprar caramelos. Pero lo realmente ansiaba era un libro lindo de muñeca de papel.

Mis ojos fueron fijados en un libro de alegres personajes con trajes de colores brillantes. Los trajes fueron diseñados para adherirse a estas muñecas recortables con trozos de las aletas de papel doblada hacia atrás. Soporté algunas semanas más de admirar esas muñecas de papel. Estaba en una “persecución de papel”. Por último, tuve suficiente centavos para reclamar para mi.

No he pensado acerca de muñecas de papel en décadas hasta que uno de mis amigos de Facebook, Eloisa Gutiérrez, Nativa de Portales, me recordó recientemente de estas simplistas y desechables y acariciado. Sin embargo, muñecas de papel de la infancia de una época ya pasada. En la década de 1970, mis hermanas y yo se jugar con muñecos para recortar horas; a veces con muñecos para recortar de los libros de corte compramos. Otras veces con muñecos para recortar improvisados de personas recorte de catálogos o dibujó a nosotros mismos. Muñecos para recortar datan de hace décadas, quizás siglos, pero no ver más muñecos para recortar. Muchos niños hoy en día no saben qué es una muñeca de papel.

Recientemente pregunté a mis amigos de Facebook para compartir sus recuerdos de muñeca de papel conmigo y me puse sobre una docena las respuestas. Estos pensamientos cálidos razonaban de papel juguetes de tiempos simples y todavía divertidos

“Que nunca se aburrió jugando con muñecos para recortar,” me dijo Gutiérrez. “Aquellos fueron unos buenos tiempos.”

Mis amigos de Portales, hermanas Diane Archibeque-Lucero y Janice Sisneros, dijeron que pasaban incontables horas cuando eran niños jugando muñecos para recortar.

“Jugar horas y horas. Teníamos muebles y coches que cortamos de catálogos, como Montgomery Wards, JcPenney y otros. Abuela García uso Vaughn para guardar los catálogos para nosotros,” Lucero Archibuque dijo que “Necesitamos enseñar a nuestros nietos a divertirse como este”.

Uno de mis amigos de Hobbs, Alicia Rendón, dijo que ella haría sus propios muñecos de papel en cajas de cereal y ropa de papel de escribir. Mi amigo de Portales, Olympia Chino, dijo que ella hacia pedazos de cartón a la parte inferior de sus muñecos para recortar que estaría parado para arriba.

Otro de mis amigos, Dolores Maldonado Guzmán, dijo que ella solía Recortar fotos de personas de Sears y JcPenney catálogos cuando era niña.

“También cortamos los muebles de las revistas de muñecas de papel de casas y usamos cajas de zapato para los coches”, agregó Guzmán.

Mientras que no fueran permanentes muñecos para recortar, llevaron horas de diversión creativa y tiempo de sonar.

Mi Tía María París de Dallas me dijo que ella todavía tiene algunos muñecos para recortar que ella y un amigo jugaban cuando eran niños. Ella dijo que me los enseñaba cuando viniera para Lubbock

En cuanto a ese conjunto de muñecas de papel, que tengo como una niña de la tienda Norte Main, son cosa del pasado. Sus vidas eran temporales. No podía abrazar muñecos para recortar como una muñeca de plástico o porcelana, pero que tomaban una vida propia de otras maneras.

Cuando pienso en la vida vivida resumen de algunos de los juguetes de hoy, y muchos de los cuales son caros artilugios técnicos, yo diría que tenemos más que vale la pena de nuestro dinero. Incluso en su forma más simple, muestra lo que puede hacer con unos trozos de papel o cartulina, lápices de colores y la imaginación de un niño.

La semana que viene, voy a compartir recuerdos de la vieja tienda de Norte Main.

Helena Rodríguez es un nativa de Portales. Contactar con ella en: Helena-Rodriguez@hotmail.com
Translated by: Crystal Mondragón

Speak Your Mind

*